29 de julio de 2008

From Daily Telegraph, 12 July [AMP-UQBAR]



Freudians having bad dreams about the end of the couch
Sessions of Freudian analysis will be illegal under regulations being introduced by the Government, therapists have warned.

By Jasper Copping

"Talking therapies" such as counselling and psycho-analysis will be subject to a tough regulatory regime which will dictate how appointments must be run, and will require therapists to prove how they are tackling their patients' symptoms.
However, psychoanalysts believe the open-ended, exploratory nature of their consultations means they will not be able to operate legally and will in effect be outlawed.
Psychoanalysis, which was pioneered by Sigmund Freud, involves practitioners helping patients to explore their subconscious minds, rather than the treatment of specific symptoms.
Darian Leader, president of the College of Psychoanalysts and a member of the Centre for Freudian Analysis and Research, said: "The new system may be OK for people like cognitive therapists, who concentrate on trying to get rid of things like depression or eating disorders in a certain number of sessions, but psychoanalysis does not have such set outcomes.
"Our approach is that we don't know where we are going to go, or how long it will take, we just have to see what emerges. It is an exploration of one's history that, unlike things like cognitive therapy, doesn't aim at the removal of one's symptoms."
Under the new rules, which are due to be introduced next year and to take effect from 2011, psychoanalysts will be regulated by the Health Professions Council (HPC), which already oversees groups such as physiotherapists, radiographers, speech therapists and paramedics. There will be more than 450 guidelines which psychoanalysts will have to operate within.
Analysts say the new rules seek to govern the profession as if it were a course of drugs or physiotherapy. Mr Leader added: "For a traditional Freudian analyst, these rules will be unworkable. If they are accepted, it will no longer be possible for analysts to work in this country."
Therapists will not be able to "opt out" of the system. Those who fail to comply with the guidelines face the prospect of legal action.
There are at least 5,000 psychoanalysts in Britain. Most of their work is private practice, but some treat patients from the NHS.
Opponents of the regulation plans have submitted a petition to Downing Street. In response, Number 10 said: "Statutory regulation exists to protect the public from poorly performing practitioners."

JAM-Comunicado Julio 24 de 2008 (Fr./In./Esp.)





Communiqué


Voici la première page de LNA 9. Le numéro sera envoyé le 31 juillet aux médias et aux ministères; il sera adressé fin août aux abonnés, ainsi qu’aux listings ECF et Uforca; au mois de septembre, il sera diffusé en librairie par Le Seuil.Sa parution est annoncée dans “Le Point” d’aujourd’hui, p. 52.

Certains textes sont d’ores et déjà accessibles sur le nouveau site du Nouvel Äne, www.lnaglobal.org


Jacques-Alain Milller Ce 24 juillet 2008
::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Comunicado
Esta es la primera página de LNA 9. El número será enviado el 31 de julio a los medios y a los ministerios, se remitirá a fines de agosto a los abonados, así como a los listings ECF y Uborc: en el mes de septiembre será difundido en las librerías por Le Seuil.
Su aparición se anuncia en "Le Point" de hoy, p. 52.Algunos textos están desde ahora accesibles en el nuevo site del Nouvel Äne,
http://www.lnaglobal.org/
Jacques-Alain Milller
24 de julio 2008
Traduccion: Silvia Baudini
____________________________
TO THE READER, by Jacques-Alain Miller
From Le Nouvel Âne, Issue 9

This issue of Le Nouvel Âne wouldn’t have been designed, written and put together in the heart of summer if I hadn’t received, at the end of June, the leaked text of a ministerial draft order which, in favour of the bill on the title of psychotherapist, was programming the beginning of the end of psychoanalysis.
You think I’m crying wolf when there’s no wolf to be seen? That I’m tilting at windmills? Let me tell you that all over Europe the fanatical administrations that run us as ‘populations’ and inspire those that govern us are relentlessly tormented by a determined desire to do away with psychoanalysis. In the United Kingdom, the government is preparing to regulate ‘talking therapies’ to the point that on 12 July, the Daily Telegraph announced that psychoanalysis is to be ‘outlawed’ as of 2011 (this article is included below). Pressed to intervene, 10 Downing Street issued a response: ‘Statutory regulation exists to protect the public from poorly performing practitioners,’ it said.
Let’s stay calm: the worst hasn’t yet come to pass. But no one can ignore any longer the totalitarian dream that a number of European bureaucrats harbour, a dream that goes as far as regulating private conversation between two adults at the home of one or the other. Suppressing psychoanalysis in one fell swoop, through law and regulation, making its practice illegal, delinquent, and prosecutable: all of this had therefore been thought through, willed, and prepared in Spring 2008 in our dear England.

Albion in the grip of profligacy
In the French imagination, Albion is perfidious, that’s agreed. But it’s also the country of common sense and decency, albeit with an upper storey to let. It’s the principle of Orwell’s ethics: they don’t believe in ideas – and scarcely in beliefs – which are kept at home, in private; the spirit is positive, pragmatic, they swear only by facts, leaving ideology to the continentals, especially to the Frogs who are always ready to get stirred up over the doubtful daydreams of the Germans; and so on. This cliché is old hat now.
In the grip of profligacy, doped up on electronics, intoxicated like its sisters on the continent by its new power, Her Majesty’s bureaucracy is taking to an unbridled constructivism, installing the most widespread society of surveillance any Western democracy has ever seen, and it means to change homo britannicus to the core, remodelling his everyday emotional and mental life.
This is coming to fruition, and not by chance, under the reign of Labour, the party that has become the political expression of the top civil servants, like the Socialist Party in France: cameras anywhere and everywhere, evaluation of anything and everything, programmed happiness, faith that the best is calculable, all of this is nothing but the contemporary and degenerate form of the good old totalitarianism of yesteryear, under a capitalist regime. The English are doubtless a reasonable people, but when they get intoxicated, they get more intoxicated than the rest. The intelligentsia, which has never had the weight on the island that it has in France – there’s no ‘writer’s sacrosanct’ (Paul Bénichou) – is apathetically watching the liquidation of its traditional ways without budging, and letting the sorcerer’s apprentices of the London School of Economics do as they please. The likes of Peter Laslett will rise again tomorrow to tell us about The World We Have Lost.
The British have the docility of islanders when it comes to autochthonous power: think of Japan’s extraordinary top to bottom mutation during the Meiji era: with his accession at the age of fifteen, Mutsuhito declared that, ‘the ways of former times have been abolished forever’, and, notwithstanding opposition from the samurais, Amen, his will was done. It won’t be the same in the United Kingdom however: in the long term the intrinsic madness of the projects of our new doctrinaires will consign these authoritarian utopias to the dustbin of history. You can read Willem H. Buiter’s enlightening article in this issue on the dangers of ‘neo-paternalism’.

From Italy to France
Since Freud, and in conformity with his long-lasting wish, psychoanalysts have never sought to have their skills recognised and regulated by State apparatuses; they created their own institutions and authorisations, both national and international (the IPA in 1910; the WAP in 1992). Throughout the twentieth century, the practice of psychoanalysis, then the practice of the psychotherapies that derive their inspiration from it, have spread on a major scale, to the point of penetrating all the large population masses in developed societies. Since the end of the last century, the European countries have been under instruction to define the profession of psychotherapy to meet the requirements of freedom of establishment in the Union.
In Italy, the law was voted on the initiative of senator Ossicini, himself a psychologist and psychoanalyst, and member of the SPI (Italian Psychoanalytic Society). Fifteen years down the line, one can observe that each of the currents and undercurrents of the discipline can enable the capacitation of an Institute or Institutes of training in psychotherapy, in conformity with its own designs, while fitting into a framework fixed by the State. An independent commission freely grants the capacitations; there exist some three hundred such Institutes, in healthy competition with each another.
In France, the question was to remain dormant until 2003 when Bernard Accoyer, then vice-president of the UMP party, took the initiative of a law claiming to define the psychotherapies. This law was unanimously voted in by the National Assembly. The daily newspaper Libération devoted its front page to it and also published my frontal opposition to the text of the bill, a text voted after its first reading, along with my intention to undertake a campaign in the public eye.
This campaign, which saw the creation of Le Nouvel Âne and the ‘Forums of the Shrinks’, which benefited from the support of numerous intellectuals and artists, including Bernard-Henri Lévy and Philippe Sollers, was greeted with a resounding echo in the media; it persuaded Jacques Chirac’s entourage to intervene; Accoyer announced on 3 December of that same year that he was abandoning his claim to define psychotherapies by law, and himself asked the Senate to modify his amendment.
In fact, the law that was finally voted bore only on the title of psychotherapist. But it also stipulated that on the list of psychotherapists, the following would be included by law: doctors, psychologists, and psychoanalysts regularly listed in their associations’ directories.

From decree to draft order
It remained to draft the implementing decree. A path fraught with pitfalls, now that the text of the law was not limpid and contradictory interests were being mobilised around the question. Philippe Douste-Blazy, the new Minister for Health, wanted to meet me; he would abstain from having a decree drafted. His successor, Xavier Bertrand, also wanted to meet me, and invited me to work with the director of his cabinet, Mr Castex, on the drafting of a decree that would be acceptable to the professions concerned. This was done, but the text was rejected at the Council of State during the last days of the Villepin government.
Under pressure from Accoyer, who had become President of the National Assembly, the director of Mrs Bachelot’s advisors put the decree back on the drawing board. The drafted text, albeit a step backwards with regard to the Bertrand project, constituted an acceptable compromise.
Now, with the Council of State getting ready to approve the decree in July, along came the draft ‘conditions of contract’ order, on Sunday 29 June, which is set to follow immediately the vote on the decree. Utter stupefaction. You can read the text of this order in this issue [English translation to follow], along with the commentaries that it has inspired from the most distinguished professors in Psychiatry and Psychopathology.

The debate erupts
Once averted, the editorial committee of the weekly news magazine Le Point offered me a forum for debate straight away. ‘Death to the Shrinks?’ was published on 3 July. On Monday 7th, Le Figaro, under the signature of Catherine Petitnicolas, echoed the unfavourable reactions of the shrinks: ‘Shrinks Take Fierce Stand Against Decree Project’. The next day, Le Monde wrote ‘Shrinks Condemn Inauguration of State Psychotherapy’ and ‘the debate over the decree regulating the status of psychotherapy is erupting again’ (Cécile Pieur). On the 10th, Accoyer, who signs off as ‘President of the National Assembly’ replied to me in Le Point: ‘Who wants the death of the shrinks? Certainly not the legislator! Claiming neither to provide the framework for psychological care, nor to put psychoanalysis into question in any way whatsoever, the legislator wanted the bill of 9 August 2004 to protect people by filling in the legal loophole by which anyone and everyone can declare themselves a psychotherapist, without any guarantee of training or competence.’ There you can recognise an argument from four years ago. About the draft order, he didn’t breathe a word.
At the same time, Mrs Bachelot’s head advisor, Mr Leclerc, assured me by phone that it was a ‘chief clerk’ at the Ministry of Higher Education that had penned the project, and he would be refusing to add the Ministry of Health’s signature. He added that, according to his sources, Mrs Pécresse’s advisors are not favourable to this project as it stands. On their immediate request, I agreed to meet the Director General for Health, Professor Didier Houssin, and Mrs Elvire Aronica, one of the advisors, on 8 July, and I presented my way of thinking, handing them a seven-point ‘Note’. The Vice-Director of the DGS [Direction générale de la Santé] called me on 9 July, so that she could inform me of the complexities of inter-ministerial work.
The following day, I found out the name of the project’s author: Professor Lécuyer, the well-known cognitive psychologist (to whom the previous issue of Le Nouvel Âne devoted two pages, 44-5), a specialist in eye movement in babies; before retiring in September, he wanted to accomplish one last crime, by trying to kill off clinical psychology and psychoanalysis once and for all.
The preparation of the summer LNA was launched. Texts were to be submitted before Sunday 13 July.

No other way than via the President?
Accoyer wanted a law. He’s got one – even if it’s not exactly what he wanted at the start. He wants the decree. It’s well on the way. But the draft order? The Lécuyer project? Is he for that, this man so mindful of the safety of his fellow citizens? Let him read the texts collected in this dossier, and he will see the risks that this text is incurring for public healthcare just to satisfy a camarilla’s condemnation. Will he cast aside the objections of Professor Briole from the Val-de-Grâce Hospital? Will he cast aside the objections of Professors Abelhauser, Castanet, Gori and Maleval? That would be very disappointing. Very disappointing indeed for the idea we have of our national representatives. Yes, there will have to be an order, but not this one: an authentically liberal text, respectful of the liberties of civil society, the realities of psychoanalysis and psychotherapy, and above all, patients’ interests.
I won’t hide from the LNA reader that I have alerted the advisors to the President of the Republic. Having agreed to take part in the first of those ‘intellectual lunches’ with the President that are proving so controversial today, I’ve kept a contact on the inside. And above all, lest we forget, there is une analysante at the Élysée Palace. We are living under a President whose power is very far-reaching. Our Constitution wants that. Really, will everything have to go via Nicolas Sarkozy? And as for his role in this affair, will he be up to that prince who appears on the stage in the last act of Tartuffe, ‘enemy of fraud […] that all the art of impostors cannot deceive’?
In the 12 July issue of Elle magazine, Carla Bruni quotes ‘a magnificent sentence’ from Jacques Lacan: ‘Love happens by chance’. Ah! How cunning one must be to recognise a profound structural truth in such a simple comment. Yes, love is unthinkable without the contingency of encounters. And it may well be that, by chance, psychoanalysis, which has had so many bad encounters, has had a good one this time.
14 July 2008

Translated from the French by Adrian Price
_________________________________________________________

LNA n°9
Este número de LNA no hubiera sido concebido, redactado, editado en el corazón del verano, si yo no hubiera recibido, a fines de junio, el texto “fuga de información” de un proyecto de decreto ministerial que, a favor del decreto de aplicación de la ley sobre el título de psicoterapeuta, programaba de hecho el comienzo del fin del psicoanálisis.
¿Ustedes creen que yo grito que viene el lobo cuando el lobo no está allí? ¿Que lucho contra molinos de viento? Sepan que las administraciones exaltadas que, en toda Europa, nos administran en tanto que “poblaciones” e inspiran a nuestros gobiernos, no cesan de ser perforadas por el deseo decidido de terminar con el psicoanálisis. En el Reino Unido, el gobierno se prepararía para regular las “terapias por la palabra” de tal modo que el Daily Telegraph del 12 de julio anuncia desde ahora que el psicoanálisis será puesto fuera de la ley, “outlawed”, a partir de 2011 (esta entrevista es retomada en este número, p. 4). El 10 Downing Street, al que se le solicitó intervenir, dio a conocer su respuesta: “Las directivas reglamentarias tienen como función proteger al público de los practicantes mediocres”.
Seamos zen: lo peor no llegó aún. Pero nadie puede ya ignorar el sueño totalitario que anima a numerosos burócratas europeos, y que llega al punto de regular la conversación privada de dos adultos en el domicilio de uno de ellos. Suprimir el psicoanálisis de un plumazo, por la ley y el reglamento, volver ilegal su ejercicio, delictivo, pasible de los tribunales; esto se habrá pensado, querido, preparado, en la primavera de 2008, en nuestra querida Inglaterra.

Albion atrapada por el libertinaje
En el imaginario francés, Albion es pérfida, por supuesto, pero es también el país, de baja estatura, del common sense y de la decency, principio de la ética de Orwell: no se cree allí en las ideas. y apenas en las creencias – se las guarda at home, en la esfera privada; el espíritu es positivo, pragmático, no se jura más que por los hechos, abandonando la ideología a los continentales, especialmente a los Frogs (las ranas, los franceses), siempre listos para entusiasmarse con las dudosas ensoñaciones de los alemanes, etc. El cliché está de ahora en mas en desuso

Atrapada por el libertinaje, dopada por la electrónica, embriagada como sus hermanas del continente por su potencia nueva, la burocracia de Su Majestad se entrega a un constructivismo desenfrenado, instala la sociedad de vigilancia más extendida de las democracias occidentales, y entiende que cambia el homo britannicus en lo que tiene de más profundo, remodelando su vida cotidiana, emocional, psíquica. Esto se expande, y no es por azar, bajo el reino del Laborismo, vuelto la expresión política de la clase de los altos funcionarios, como el PS en Francia: cámaras en todas partes, la evaluación a más no poder, la felicidad programada, la fe en el cálculo de lo mejor, todo esto no es nada más que la forma contemporánea y degenerada, bajo el régimen capitalista, del buen viejo totalitarismo de antaño. Los ingleses son un pueblo razonable sin duda, pero cuando se embriagan, son los más ebrios de todos. Apática, la intelligentsia, que nunca tuvo en la isla el peso que tiene en Francia, aquí ningún “escritor consagrado” (Paud Benichou), asiste sin reaccionar a la liquidación de las maneras de ser tradicionales y deja hacer a los aprendices de brujos de la London School of Economics. Un Meter Laslett se levantará mañana para contárnoslo. Este mundo que nosotros hemos perdido.
Los británicos tienen la docilidad de los insulares con respecto al poder autóctono: piensen en la extraordinaria mutación del Japón en la era Meiji, bajo el modo top-bottom: en su advenimiento a la edad de 15 años, Mutsu-Hito declara que “los usos de los tiempos antiguos son abolidos para siempre” y, a pesar de la oposición de los samurai, Amen, su voluntad fue hecha. Sin embargo, no ocurrirá lo mismo en el Reino Unido: la locura intrínseca de los proyectos de nuestros nuevos doctrinarios condena finalmente estas utopías autoritarias a los basureros de la historia. Leeremos con provecho en este número el artículo de Willem H. Buiter sobre los peligros del “neo - paternalismo”.
Un poco de Italia en Francia

Después de Freud, y conforme a su anhelo constante, los psicoanalistas no trataron jamás de hacer reconocer y regular sus competencias por los aparatos del Estado; crearon sus propias instituciones, y habilitaciones, nacionales e internacionales (IPA en 1910; AMP en 1992) A todo lo largo del siglo 20, la práctica del psicoanálisis, luego la de las psicoterapias que se inspiran en él, se expandió a gran escala, hasta alcanzar en las sociedades desarrolladas a las grandes masas de población. Luego del fin del último siglo, los países europeos se ocuparon de definir la profesión de psicoterapeuta, con el fin de satisfacer a las exigencias de libre establecimientos en la Unión.
En Italia, la ley fue votada por la iniciativa del senador Ossicini, él mismo psicólogo y psicoanalista, miembro de la SPI (Sociedad psicoanalítica Italiana). Constatamos, 16 años más tarde, que cada una de las corrientes y sub corrientes de la disciplina tiene la posibilidad de hacer habilitar uno o varios institutos de formación en psicoterapia, conforme a sus concepciones, siempre que se inscriban en un marco de conjunto fijado por el Estado. Una comisión independiente delibera liberalmente las habilitaciones; existen alrededor de 300 institutos, en sana competencia unos con otros.

En Francia, la cuestión permaneció dormida hasta el 2003, cuando M. Bernard Accoyer, entonces vicepresidente del grupo UMP, tomó la iniciativa de una ley que pretendía definir las psicoterapias. Esta ley fue votada por unanimidad por la Asamblea nacional. Liberación le consagró la primera plana; el diario hizo conocer igualmente mi oposición frontal al texto votado en la primera lectura, y mi intención de hacer una campaña en la opinión pública.
Esta campaña, que vio la creación del Nouvel Âne y la de los Forums psi, y que contó con el apoyo de numerosos intelectuales y artistas, entre ellos Bernard Henri Lévy y Philippe Sollers, cosechó un vasto eco mediático; hizo que el entorno de Jacques Chirac se decida a intervenir; M. Accoyer anunció el 3 de diciembre del mismo año que abandonaría su pretensión de definir las psicoterapias por la ley, y pidió él mismo al Senado que modifique su enmienda.
De hecho, la ley finalmente votada se refería solamente al título de psicoterapeuta.
Además, estipulaba quienes estaban inscriptos de derecho en la lista de psicoterapeutas: los médicos, los psicólogos, y los psicoanalistas regularmente inscriptos en el anuario de sus asociaciones.

Del decreto al reglamento definitivo

Quedaba por redactar el decreto de aplicación. Camino sembrado de emboscadas, desde el momento en que el texto de la ley no era límpido, y que movilizaba intereses contradictorios en torno a la cuestión. Philippe Douste-Blazy, nuevo ministro de Salud, quiso encontrarse conmigo; se abstuvo de hacer redactar un decreto. Su sucesor, Xavier Bertrand, quiso igualmente encontrarse conmigo, y me invitó a trabajar con su director de gabinete, El Sr. Castex, en la redacción de un decreto aceptable para los profesionales concernidos. Lo que fue hecho, pero el texto fue retocado en el Consejo de estado, en los últimos días del gobierno Villepin. Bajo la presión del Sr. Accoyer, que se había convertido en Presidente de la Asamblea nacional, el director del gabinete de la Sra. Bachelot continúo mejorando el decreto. El texto redactado, si bien dice menos que el proyecto Bertrand, constituía un compromiso pasable.
Sin embargo, en el momento en que el Consejo de Estado se prepara para aprobar el decreto durante julio, me llega, el domingo 29 de julio, el proyecto de reglamento definitivo sobre el “documento técnico” al que debe seguir inmediatamente el voto de este decreto. Estupefacción. Ustedes leerán el texto en este número, y los comentarios que inspiró en seguida a los profesores de psiquiatría y de psicopatología más distinguidos

La polémica se calienta

Alertada, la redacción de Le Point me ofrece inmediatamente una tribuna, « ¿Muerte a los psi ?”, publicada el 3 de julio. Lunes 7, Le Figaro, con la firma de Catherine Petitnicolas, se hace eco de las reacciones del medio psi, todas desfavorables: “los psi con el viento de frente contra un proyecto de decreto”. Le Monde escribe el día siguiente que “los psi denuncian la instauración de una “psicoterapia de estado” y que “la polémica sobre el decreto reglamentando el estatuto de psicoterapeuta se calienta nuevamente”. (Cécile Prieur). El 10, M. Accoyer que firma « Presidente de la Asamblea nacional », me responde en Le Point : « ¿Quien quiere la muerte de los psi ? »!Ciertamente no el legislador! No pretendiendo ni enmarcar el tratamiento psicológico, ni poner en cuestión, de ningún modo, el psicoanálisis, el legislador deseó con esta ley del 9 de agosto de 2004 proteger a las personas, llenando un vacío jurídico por el cual cualquiera puede autoproclamarse psicoterapeuta, sin ninguna garantía de formación ni de competencia.” Habrán podido reconocer un argumento de venta de hace cuatro años. Del proyecto de reglamento definitivo no dijo ni una palabra.
Al mismo tiempo, el director de gabinete de la Sra. Bachelot, el Sr. Leclerc, me asegura por teléfono que es un « jefe de despacho » en el ministerio de Educación superior quien sostuvo la pluma, y que él mismo rechazará la firma de Salud. Agregó que, según sus informaciones, el gabinete de la Sra. Pécresse no es favorable a este proyecto en el estado. Acepté, ante su imperiosa demanda el 8 de julio encontrarme con el Director general de salud, el Prof. Didier Houssin, y la Sra Elvira Aronica, miembro del gabinete, a quienes les expuse mi manera de pensar, dándoles una « Nota » con 7 puntos. El 9 de julio, la directora adjunta de la DGS me llamó para informarme de la complejidad del trabajo interministerial.

El día siguiente, supe el nombre del autor del proyecto; el Prof. Lécuyer, el psicólogo cognitivista bien conocido (al cual el número anterior de LNA le había consagrado dos páginas, 44 y 45) especialista de los movimientos del ojo en el bebé; antes de jubilarse en septiembre próximo, quiso cumplir un último crimen y tratar de matar de una buena vez a la psicología clínica y al psicoanálisis.

Ya se lanzó la preparación de LNA del verano. Los textos están pedidos para el domingo 13 de julio.
¿No hay otra camino más que el Presidente?

M Accoyer quiso una ley, la tiene – incluso si no es exactamente aquella que había deseado inicialmente. Quiere el decreto, es una buena vía. ¿Pero el proyecto de reglamento definitivo? ¿El proyecto Lécuyer ? ¿Está a favor, él tan preocupado por la seguridad de sus ciudadanos? Que lea los textos reunidos en este dossier, y vera los riesgos que ese texto hace correr a la salud pública para satisfacer la venganza de una camarilla. ¿Va a considerar como si fueran nada las objeciones del Prof. Briote, de Val de Grace? ¿a las de los Prof. Abelhauser, Castanet, Gori, Maleval ? Sería muy decepcionante, sí, muy decepcionante para la idea que tenemos de la representación nacional. Si, será necesario un reglamento definitivo, pero no ése: un texto auténticamente liberal, respetuoso de las libertades de la sociedad civil, de las realidades del psicoanálisis y de la psicoterapia, y sobre todo del interés de los pacientes.
No voy a ocultarle al lector de LNA que he alertado al gabinete del Presidente de la República. Habiendo aceptado participar en el primero de esos “almuerzos de intelectuales” con el Presidente que hoy están controvertidos, conservé un contacto en el lugar. Y sobre todo, hay, a no olvidarlo, una analizante en el Elyseo. Vivimos con un Presidente con un poder muy amplio, nuestra constitución así lo quiere.¿Será necesario que, decididamente, todo pase por Nicolas Sarkozy ? ¿Y él, sabrá igualar en este asunto a ese príncipe « enemigo del fraude”(…) y al que no puede engañar todo el arte de los impostores » cuya figura surge en el último acto de Tartuffo ? ¿o bien dejará hacer a los burócratas?
Carla Bruni, en el número de Elle del 12 de julio, cita « una frase magnífica » de Jacques Lacan: “El amor, es por azar ». Ah! Hay que ser sagaz para reconocer en una frase tan simple una profunda verdad de estructura. Sí, el amor es impensable sin la contingencia de los encuentros. Y podría ocurrir que por azar, el psicoanálisis, que ha tenido tantos malos encuentros, tenga esta vez uno bueno.

14 de julio de 2008

Traducción: Silvia Baudini

27 de julio de 2008

Position de la majorité des organisations représentatives des psychiatres


Communiqué :
Position de la majorité des organisations représentatives des psychiatres,
sur les projets de textes concernant l’usage du titre de psychothérapeute

Les psychiatres soussignés, représentant des syndicats, des associations ainsi que différentes instances concernées par la formation et la qualification dans leur discipline, souhaitent exprimer et justifier leur désaccord avec le projet « d’arrêté relatif au cahier des charges de la formation conduisant au titre de psychothérapeute ».
Leurs critiques portent sur les points suivants :

• La formation pratique - cinq mois de stage - est dérisoire, non seulement du fait de sa brièveté, mais également de l’absence de toute indication sur ses modalités pédagogiques : encadrement, supervisions, contrôles, prises de responsabilités…
L’indigence d’une telle formation pratique, au regard de la préparation clinique des futurs psychiatres (prévoyant huit semestres de stage en situation de responsabilité diagnostique et thérapeutique) est en contradiction avec l’esprit initial de la loi visant à interdire l’exercice de la psychothérapie à des personnes incompétentes et par là potentiellement dangereuses.
• Le « catalogue » des connaissances théoriques, déroulées en 400 heures par le projet d’arrêté, soucieux de respecter les apparences de l’exhaustivité et de la diversité des concepts, ne saurait faire illusion. Le législateur serait mal inspiré de réduire les sciences de l’esprit et les courants de pensée qui traversent la psychopathologie à un tel bric à brac.
Il tromperait le public en laissant croire que l’usager informé par son « psychothérapeute » serait en mesure d’y faire un quelconque choix.
Les réalités du lien psychothérapique sont d’une toute autre complexité, que ce projet ignore totalement.
• La récupération sur le plan réglementaire de l’usage du titre de psychothérapeute à des fins de planification économique du soin psychique n’apparaît plus comme un risque, mais comme un projet délibéré.
Le « psychothérapeute » s’y inscrit comme le maillon d’un système de sous-traitance « low cost » de toute souffrance psychique. Dans un tel système, le psychiatre se verrait réserver le rôle d’expert, prescrivant au besoin des psychothérapies dont il n’aurait pas lui-même la pratique.

Les médecins signataires, spécialistes en psychiatrie, s’opposent fermement à l’idée de création d’un corps de psychothérapeutes dont la formation pratique serait purement symbolique, et les connaissances théoriques en matière de psychothérapie, du niveau d’une simple information.
Tout au long des multiples concertations qui ont pu avoir lieu à ce sujet, les mêmes psychiatres ont toujours soutenu la même position, à savoir que l’acte psychothérapique est indissociable d’une formation clinique et de connaissances théoriques approfondies de plusieurs années.
Ils ne voient pas en quoi le public pourrait « bénéficier » d’une déqualification de fait des psychothérapies assurées par les professionnels du soin psychique actuellement reconnus et formés en conséquence.
Il en résulterait alors qu’une loi prévue au départ pour réduire les risques d’exposition du public à l’action de « psychothérapeutes » non formés, aurait au contraire l’effet pervers d’instituer toutes les conditions trompeuses d’une formation insuffisante pour offrir une garantie de santé publique décente.
Professeur Michel PATRIS
Président de la Commission de Qualification en Psychiatrie du Conseil National de l’Ordre des Médecins
Docteur Piernick CRESSARD
Membre du Conseil National de l’Ordre des Médecins - Ancien Président de la Section Ethique et Déontologie
Docteur Olivier LEHEMBRE
Président de la Fédération Française de Psychiatrie
Docteur Michel BOTBOL
Président de l’Association des sociétés françaises membres de l’Association mondiale de psychiatrie
Docteur Olivier BOITARD
Président du Comité d’Action Syndical de la Psychiatrie
Professeur Thierry BOUGEROL
Président du Syndicat Universitaire de Psychiatrie
Professeur Jean-François ALLILAIRE
Pour le Collège National Universitaire de Psychiatrie
Docteur Pierre FARAGGI
Président du Syndicat des Psychiatres des Hôpitaux
Docteur Nicole GARRET-GLOANEC
Présidente de la Société de l’Information Psychiatrique
Docteur Roger SALBREUX
Président du Syndicat des Médecins Psychiatres des Organismes Publics, Semi-publics et Privés
Docteur Olivier SCHMITT
Président du Syndicat National des Psychiatres Privés et de l’Association Française des Psychiatres d’Exercice Privé
Docteur Jean-Jacques LABOUTIERE
Président d’honneur de l’Association Française des Psychiatres d’Exercice Privé
Professeur Bernard GIBELLO
Président de l’Association Française de Psychiatrie
Docteur Jean-Pierre CAPITAIN
Président du Syndicat des Psychiatres Français
Docteur François KAMMERER
Vice-président d de l’Association Française de Psychiatrie - Vice-président du Syndicat des Psychiatres Français
__._,_.___



*********************************************

ITALIANO
Comunicato:

Posizione della maggioranza delle organizzazioni rappresentative degli psichiatri
sui progetti di testi concernenti l’uso del titolo di psicoterapeuta
Gli psichiatri firmatari, che rappresentano i sindacati, le associazioni come pure diverse istanze coinvolte nella formazione e nella qualifica nella propria disciplina, desiderano esprimere e giustificare il loro disaccordo nei confronti del progetto «d’ordinanza relativo al capitolato d’oneri della formazione che porta al titolo di psicoterapeuta ».
Le loro critiche vertono sui seguenti punti:
• La formazione pratica – cinque mesi di stage – è derisoria, non solo per la sua brevità, ma anche per l’assenza di qualsiasi indicazione circa le sue modalità pedagogiche: inquadramento, supervisione, controlli, prese di responsabilità…
L’indigenza di una simile formazione pratica, rispetto alla preparazione clinica dei futuri psichiatri (che prevede otto semestri di stage in situazione di responsabilità diagnostica e terapeutica) è in contraddizione con l’idea iniziale della legge mirante a proibire l’esercizio della psicoterapia a persone incompetenti e, per questo, potenzialmente pericolose.
• Il « catalogo » delle conoscenze teoriche, sviluppate in 400 ore dal progetto d’ordinanza, preoccupato di rispettare le apparenze della completezza e della diversità dei concetti, non illude nessuno. Il legislatore sarebbe ispirato male se riducesse le scienze della mente e le correnti di pensiero che attraversano la psicopatologia a un simile ciarpame.
Ingannerebbe il pubblico facendo credere che l’utente informato dal proprio « psicoterapeuta » sarebbe in grado di una qualsiasi scelta.
Le realtà del legame psicoterapico sono di tutt’altra complessità, che tale progetto ignora completamente.
• Il recupero, sul piano regolamentare, dell’uso del titolo di psicoterapeuta a dei fini di pianificazione economica della cura psichica non appare più come un rischio, ma come un progetto deliberato.
Lo « psicoterapeuta » vi si iscrive come la maglia di un sistema di trattamento « low cost » di ogni sofferenza psichica. In un tale sistema, allo psichiatra sarebbe riservato il ruolo di esperto, che prescrive al bisogno della psicoterapie di cui non avrebbe lui stesso la pratica.

I medici firmatari, specialisti in psichiatria, si oppongono fermamente all’idea di creare un corpo di psicoterapeuti la cui formazione pratica sarebbe puramente simbolica e le cui conoscenze teoriche in materia di psicoterapia sarebbero a livello della semplice informazione.
Nel corso delle diverse concertazioni che hanno avuto luogo a questo riguardo, gli stessi psichiatri hanno sempre sostenuto la stessa posizione, ovvero che l’atto psicoterapico è indissociabile da una formazione clinica e da conoscenze teoriche approfondite di diversi anni.
Non vedono in che modo il pubblico potrebbe « beneficiare» di una dequalifica di fatto delle psicoterapie assicurate dai professionisti della cura psichica attualmente riconosciuti e formati di conseguenza.
Ne risulterebbe, allora, che una legge prevista all’inizio per ridurre i rischi di esposizione del pubblico all’azione di « psicoterapeuti » non formati, avrebbe al contrario l’effetto perverso di istituire tutte le condizioni ingannevoli di una formazione insufficiente per offrire una garanzia di salute pubblica decente.
Professor Michel PATRIS
Presidente della Commissione di Qualifica in Psichiatria del Consiglio Nazionale dell’Ordine dei Medici
Dottor Piernick CRESSARD
Membro del Consiglio Nazionale dell’Ordine dei Medici – Ex Presidente della Sezione Etica e Deontologia
Dottor Olivier LEHEMBRE
Presidente della Federazione Francese di Psichiatria
Dottor Michel BOTBOL
Presidente dell’Associazione delle società francesi membri dell’Associazione mondiale di psichiatria
Dottor Olivier BOITARD
Presidente del Comitato d’Azione Sindacale della Psichiatria
Professor Thierry BOUGEROL
Presidente del Sindacato Universitario di Psichiatria
Professor Jean-François ALLILAIRE
Per il Collegio Nazionale Universitario di Psichiatria
Dottor Pierre FARAGGI
Presidente del Sindacato degli Psichiatri degli Ospedali
Dottor Nicole GARRET-GLOANEC
Presidente della Società dell’Informazione Psichiatrica
Dottor Roger SALBREUX
Presidente del Sindacato dei Medici Psichiatrici degli Organismi Pubblici, Semi-pubblici e Privati
Dottor Olivier SCHMITT
Presidente del Sindacato Nazionale degli Psichiatri Privati e dell’Associazione Francese degli Psichiatri che esercitano privatamente
Dottor Jean-Jacques LABOUTIERE
Presidente d’onore dell’Associazione Francese degli Psichiatri che esercitano privatamente
Professor Bernard GIBELLO
Presidente dell’Associazione Francese di Psichiatria
Dottor Jean-Pierre CAPITAIN
Presidente del Sindacato degli Psichiatri Francesi
Dottor François KAMMERER
Vice-presidente dell’Associazione Francese di Psichiatri - Vice-presidente del Sindacato degli Psichiatri francesi

Traduzione: Adele Succetti

25 de julio de 2008



INCONSCIENTE Y SÍNTOMA

XVII Jornadas Anuales de la EOL

29 y 30 de Noviembre de 2008
Marriott Plaza Hotel

Contaremos con la presencia de Eric Laurent







Boletín Nº 2


En este segundo boletín publicamos dos contribuciones acerca del tema de las jornadas:
Carmen González Táboas, sobre el trasfondo de dos concepciones del Inconsciente, traza en un par de logradas pinceladas un doble arco desde los síntomas freudianos al síntoma en Lacan, y desde la multiplicidad de síntomas hasta un nuevo estado del síntoma como producto de la experiencia analítica, de cuya eficacia política – son los términos de Carmen - el hablanteser debe hacerse responsable pues implica el orden de las consecuencias sociales y públicas.
Graciela Chester considera a las neurociencias y a la psicología cognitiva como herederas de Galileo en el surgimiento mismo del sujeto de la ciencia, situando con precisión lo que François Regnault denomina el desfalco del sujeto. Frente a un saber sobre lo real de la ciencia desprendido de la verdad de un sujeto, Graciela apela a la ineludible responsabilidad del psicoanálisis en nuestra civilización contemporánea.


Viviana Fruchtnich
Comisión Organizadora



LA EXPERIENCIA ANALÍTICA , DE UNO A OTRO ESTADO DEL SÍNTOMA
Carmen González Táboas

Freud demostró que hay represión y que lo reprimido retorna a su manera. Lo cual le permitió descubrir en los síntomas, detrás de su cara de sufrimiento, otra cara de satisfacción inconsciente. El psicoanálisis de Freud avanzó en la dirección de una práctica interpretante capaz de modificar en algo la oscura satisfacción que aquellos encerraban; lo cual evidencia el poder de la palabra que viene del Otro.
Es verdad que, por esa vía, el psicoanálisis activó en la cultura el malentendido de un imperio de la palabra. Sin embargo, que todo se arregle hablando se muestra cada día más problemático. Después de Lacan, es necesario pensar de otro modo la palabra y el lenguaje; de otro modo el inconsciente y el síntoma. El síntoma de cada uno es su modo de gozar.
Lacan ha conducido la experiencia analítica a ese punto.
En efecto, en el interior de la experiencia analítica es necesario tocar la palabra de manera tal que sirva para atravesar lo que de envoltura lenguajera tienen los síntomas, y llegar al corazón de su insistencia repetitiva que involucra al cuerpo; cuerpo que es cuerpo imaginario, cuerpo simbólico, cuerpo real: nudo de discurso que se anuda, precisamente, por el Síntoma.
Dicho de otro modo: una travesía es posible desde la multiplicidad de los síntomas, hasta un nuevo estado del Síntoma.
Síntoma que, tal como se presenta para el analizante en los confines de su análisis, requiere el tiempo de hacerse a su ser de goce; saber hacer ahí con eso de sí que ya no se franquea.
“Il faut le temps”, dice Lacan; que hace falta el tiempo bien lo saben el analizante y el practicante del psicoanálisis. Tiempo de los necesarios trayectos para que el hablanteser pueda saberse único responsable de una satisfacción que debe encontrar nuevas formas en el lazo con los otros; nuevas en su textura, en su color afectivo, en su eficacia que llamaré política, pues implica el orden de las consecuencias, que sin duda son sociales y son públicas. Es la enseñanza dejada por 100 años de psicoanálisis, (psicoanálisis cuya muerte sigue siendo sin cesar anunciada).


En filigrana: Freud, Lacan y Galileo
Graciela J. Chester

Resultado, confieso, de cierta curiosidad, recibo – semanalmente – información médica que se revuelve con lo último de las novedades en neurociencias.
El artículo – al que me referiré - no hubiera agregado ninguna primicia, si no fuera por cierta coincidencia temporal. Sólo tres días antes, en el curso que Juan Carlos Indart dicta, quincenalmente, en la EOL , trabajamos el artículo de Regnault, El ojo del lince.(1)
Ustedes se preguntarán cuál es la sorpresa que la diosa fortuna sacó a mi encuentro.
En este artículo, F. R. hace un puntilloso y paciente estudio de lo que Lacan ubica como el surgimiento del sujeto de la ciencia: con nombre, apellido y… consecuencias clínicas: Galileo Galilei, su telescopio y la forclusión de la mirada respecto de la visión.
A través de diálogos imaginarios entre los contemporáneos al físico, salen a la luz una serie de indicaciones. Galileo las llama operaciones, preparatorias al uso posible del instrumento que prolongaría la visión. Siguiendo los declarados pasos, se obtendría un ojo desafectado de la mirada. El resultado de esta pulcritud escópica, Regnault lo llama el desfalco del sujeto.
El director(2) de una institución dedicada a la psicología cognitiva experimental, entrevistado por un reconocido laboratorio local, es presentado a la comunidad como un conspicuo profesional en neurociencias.
Este experto atribuye el enorme interés en lo cognitivo – conductual, nada más ni nada menos que ¡al descubrimiento del telescopio!, en 1608: “Con esta herramienta, se descubrieron nuevas entidades galácticas a las que se podía rastrear a lo largo del cielo nocturno […] Similares avances en la ciencia pueden encontrarse en sus diferentes dominios con el advenimiento de nuevos métodos de observación. La emergencia de las neurociencias ha sido alimentada por nuevos métodos, algunos de los cuales utilizan herramientas de alta tecnología que no estaban disponibles a los científicos de generaciones anteriores”.
¿Acordarán conmigo si propongo considerar a este facultativo y su modus operandi como heredero de Galileo?
Por eso, más que nunca nos cabe a los psicoanalistas de la orientación lacaniana, hacer pasar a la comunidad: que lo que se considera una alteración o trastorno, es efecto de una “desgarradura del yo que nunca se reparará”(3); que para el psicoanálisis hay un saber – no sabido que habita en cada ser parlante; que ese saber no es evidente ni responde a ninguna lombrosiana observación; que esa división inaugural y constituyente supone la pulsión, en este caso, el objeto mirada rechazado; que la multiplicación de tecnología irá incrementando saber, cada vez, más desprendido de la verdad de un sujeto; que… (4)


1 Regnault, François: Dios es inconsciente. Artículo: El ojo del lince. Manantial, 1993
2 La entrevista está fechada en Julio del 2007, la leí en un boletín publicado el lunes 23–VI-08
3 Freud, Sigmund: La escisión del yo en el proceso defensivo, Obras Completas. Amorrortu. 1993
4 encuentro, en el titulo de estas Jornadas, la ocasión de ampliar cada uno de estos puntos.



Directorio

Director: Oscar Zack
Secretaría: Blanca Sánchez
Tesorería: Déborah Fleischer
Carteles: Daniel Millas
Biblioteca: Fernando Vitale


Comisión Organizadora

Coordinación: Gabriela CamalyIntegrantes: Susana Colabianchi, Viviana Fruchtnicht, Nilda Hermann,
Claudia Lijstinstens, Victoria Márquez, Marcela Romero, Edit Tendlarz

Nel_Maracaibo: Entrevista a Mauricio Tarrab



Entrevista a Mauricio Tarrab
Por Raquel Cors Ulloa

El analista siempre está re-formándose


"…en el centro de la Escuela no ubicamos un rasgo identificatorio, o un tótem, o un significante. Ubicamos allí un vacío, ese vacío de la definición de qué es un analista. Y eso está siempre en reformulación. Eso ubica al Pase en el horizonte de la formación analítica"
M.Tarrab



En Junio de 2008, Mauricio Tarrab, Analista de la Escuela, pasó por Maracaibo-Venezuela para transmitir desde su singular posición, un seminario sobre "La pragmática del síntoma y el uso del sentido".
Su causa, no dejó esperar sus efectos. Esta entrevista, es una muestra de su singular claridad, que toca a quienes nos formamos y hace consentir a las sorpresas que nos concede la actualidad psicoanalítica.
El trazo del acto analítico vislumbra un horizonte que Tarrab interpreta como una formación que no responde a la programación ni a las prestigiosas y cronológicas insignias; sino a un vacío. Es la autenticidad del recorrido en la experiencia que hace de cada analista el límite de la ficción.
La permeabilidad del Pase en su singularidad conclusiva, depara el camino de la A.M.P en sus variadas Escuelas. Así, Mauricio devela el actual panorama de la formación analítica.

Raquel Cors: Éric Laurent, durante su discurso de candidatura en la VI Asamblea de la AMP, propuso una nueva posición del psicoanálisis en torno la "Utilidad Pública".
Conmemorando los estatutos de la AMP concebidos hace ya 16 años, el psicoanálisis en su dimensión de semblante, pareciera que hace de cada analista en su singular posición una novedad y a partir de esta reforma que no anula la inicial, y de la que seguramente tendremos que esperar sus efectos, te pregunto:

¿Qué opinas tú Mauricio de una reforma, de lo que nos toca en la actualidad analítica, su clínica y política en torno a nuestra Asociación, que es mundial?
Mauricio Tarrab: La cuestión es cómo hacer escuchar en el Otro social lo que el psicoanálisis de nuestra orientación tiene para aportar en este momento de la cultura contemporánea. Es cierto que una reformulación es necesaria para nosotros, pero es una reformulación que sigue la línea que Lacan mismo ya ha trazado. Porque Lacan produjo un corte que ha renovado la práctica analítica de cabo a rabo y que transformó al psicoanálisis de orientación lacaniana en una práctica más sensata, más ética y más eficaz que cualquier otra. Lo es tanto para lo que se podría llamar un psicoanálisis "clásico", como nos ocupamos de los "nuevos síntomas" de la época. ¿Cómo trasmitir esa posición ética, esa sensatez y esa eficacia? El momento en el que estamos, que no es el de Lacan, requiere repensar lo que se llama la extraterritorialidad del psicoanálisis. En algún momento un baluarte, en otros momentos una dificultad. Ahora se trata de estar tanto "afuera" como "adentro" del territorio donde se juegan las decisiones y las acciones políticas que conciernen a la subjetividad actual y hacernos sus interlocutores. Tenemos que hacer valer nuestra práctica en la ciudad, hacer valer nuestra influencia en los medios de comunicación, hacer valer nuestra enseñanza en la universidad … Hace poco tiempo el Ministro de Salud Pública de mi país se quejaba de que en los servicios públicos de psicopatología había según él "demasiados lacanianos". Lo que el Ministro no decía es que esos "demasiados lacanianos" sostienen el 80% de la atención de pacientes en esos servicios públicos y hacen eso sin que el Ministro use un solo peso de su presupuesto para eso. Es un aspecto de la cuestión y de la situación de nuestros practicantes a quienes hay que apoyar desde las Escuelas y la AMP. Hay que abrirse entonces a la "realidad efectiva" de la época y hacerlo sin ingenuidad. Por el otro lado, por el lado de la formación de los analistas, se trata de otra cosa. Allí las Escuelas deben esmerarse en la formación que dispensan a sus miembros, que concierne tanto lo que llamamos el psicoanálisis "aplicado" como al psicoanálisis "puro". La política de la AMP, según la interpreto, se ocupa de ambos frentes simultaneamente. Este es un momento en que se pone el énfasis en la "utilidad pública" para hacerla valer e insertarse allí. Ver en esa política un descuido respecto de los principios del psicoanálisis, es una mirada miope, o mal intencionada.

Raquel Cors: La AMP, una Asociación que es internacional y está repartida en diferentes Escuelas, países diversos, culturas varias; es decir cada una en su particularidad.
Mauricio Tarrab: Por supuesto que eso supone tomar en cuenta cada situación cultural. Esa particularidad ayuda en la aplicación de una política común. Eso en una Escuela como la NEL será seguramente muy notorio y sería una tontería una aplicación a libro cerrado. Hay que considerar esas particularidades y estoy seguro que de esa diversidad obtendremos resultados muy interesantes.

Raquel Cors: Nuestra clínica actual, heterogénea clínica en lo real.
¿Será que nos concierne hoy, una Re-formación del analista?
Mauricio Tarrab: Eso no es de hoy. La AMP dedicó su III Congreso en Bruselas en el 2002 al tema de la formación de los analistas. Y ya antes, en el 2000 en Buenos Aires, se había producido un verdadero golpe de timón al respecto, cuando J.-A. Miller planteó sin concesiones en su discurso a la Asamblea, que ya nada había quedado en su lugar, que ya nada era reformable en sus detalles en nuestro sistema de formación. Parece que lo olvidamos, pero aún somos deudores de eso que sacudió el sueño de las Escuelas respecto de la formación que dispensan y los medios por los que lo hacen. Eso durante un tiempo perturbó también la seguridad de los AME respecto de qué nombra el título que ostentan; provoca a los AE a dar cuenta de aquello que el Pase demuestra de la formación en el final y después; lleva a los AP a interrogarse por lo que suponían asegurado, por el hecho de haberlo declarado como tal… Eso debe continuar y si tenemos la percepción de que eso cesa, entonces ese retorno al sueño deberá ser perturbado de nuevo.
El analista siempre está re-formándose. Hay algo de interminable en eso. La nuestra es una concepción de la formación que no responde a un programa de enseñanza, o es asegurado por el prestigio y los años. Como decía J.-A. Miller en una oportunidad, no se trata para nosotros de educar al Asno. Para nosotros la formación preserva el trípode freudiano: enseñanza, supervisión y análisis del analista y a eso le agregamos la "inmersión en la Escuela". Eso implica también que en el centro de la Escuela no ubicamos un rasgo identificatorio, o un tótem, o un significante. Por el contrario ubicamos allí un vacío, ese vacío de la definición de qué es un analista. Y eso está siempre en reformulación. Eso ubica al Pase en el horizonte de la formación analítica.

Raquel Cors: El Pase, Mauricio, el de antes y el de hoy… Si partimos de la enseñanza de Lacan, el procedimiento del pase tiene un recorrido lógico y cronológico que marca nuestra comunidad. ¿Qué opinas tú de la temporalidad del procedimiento en la actualidad acorde la última enseñanza de Lacan?
Mauricio Tarrab: El de antes y el de hoy… existe el efecto de la temporalidad, ¿cómo negarlo? Pero ¿podríamos desde la perspectiva que tenemos hoy devaluar los pases de hace más de 10 años? No es mi posición. Hoy puedo decirte que para el que lo hace, el pase es una experiencia que marca un antes y un después. No sé que podría decirte si habláramos de mi propia experiencia dentro de algunos años… es lo que dije en mi testimonio de diciembre en la EOL: no sé lo que vendrá, pero sé que lo que vendrá ya no será el porvenir de una ilusión, de la ilusión neurótica. Vendrán otras cosas, claro. El pase es un corte lógico y cronológico.
Y eso creo que vale para cualquiera que haya pasado por ahí, independientemente de los "momentos" conceptuales del pase, y políticos de la comunidad.
En el Congreso de la AMP, en abril participé de una plenaria sobre "Las modalidades del pase en el siglo XXI", eso suponía discutir el entrecruzamiento y la influencia recíproca entre la época, los conceptos y las prácticas. En los 40 años que han pasado desde la proposición de Lacan del año '67, esta no es la primera "reconfiguración". Esa historia ha mostrado que el pase es permeable a la incidencia de la época, de los conceptos y de la política. Eso quiere decir a mi juicio, que no hay una dogmática del pase escrita en las estrellas. Seguimos estando en ese punto que -como decía J.-A. Miller- Lacan dejó sin fijar: "Si Lacan hubiera entrado en detalles hubiera producido un efecto de sugestión que resultaría perjudicial para la autenticidad de la experiencia". Es lo que debemos preservar a toda costa.
Por otra parte, esos cambios están en realización actualmente y ya son una realidad efectiva: tenemos el pase lógico, el pase matema y el pase hystorización. Tenemos el pase relámpago y el pase escritura. El pase científico y el pase artístico. El pase atravesamiento y el pase sinthome, hay el pase 1 y el pase Bis. Y hay, por fortuna, la sorpresa del Pase.
Si pensamos en el dispositivo: ¿algo ha cambiado allí? Lo que puedo decir respecto del cartel de la EOL al que pertenezco, nada se ha tocado del funcionamiento del dispositivo. Este se sostiene con su simpleza, su eficacia y sus dificultades de siempre.
Tampoco el cartel escuchó los testimonios pensando explícitamente que habría que considerar un pase a medio camino, un pase "final" o "ciclos" en los análisis; ideas que han estado circulando en los últimos tiempos. El cartel trata de captar la sorpresa de lo singular de un momento conclusivo. En cuanto a los pasadores… ellos son la clave del pase, y lo peor para su función sería pasar un testimonio por el filtro de los conceptos. Eso se nota, el cartel lo percibe sin duda.
¿La última enseñanza de Lacan pone en cuestión el final del análisis?, ¿Pone en cuestión el pase? Lo que podemos decir es que hay finales, eso es indudable. ¿Eso significa que no habrá otra vuelta de un análisis así terminado?, ¿Quién puede afirmar una cosa u otra? Lo que es seguro, es que hay "restos sintomáticos" como lo señaló J.-A. Miller en el Congreso. Eso reubica lo que a mi juicio no estaba bien ubicado en la idea de un análisis con "ciclos". La polémica sigue abierta.

Raquel Cors: Voy a decir algunas palabras imposibles de decir pero no de simbolizar con cierto "lacanismo". Te pregunto si quieres puntear algo al respecto, desde la escritura de tú caso como Analista de la Escuela.
-Hystorización
-Satisfacción
-Verdad mentirosa
-Objeto a
-Goce opaco
-Sinthome.
Mauricio Tarrab: Hystorización… Cuando se hystoriza la propia experiencia del análisis en el pase, se cuenta una historia, y se está de nuevo en el semblante, es inevitable. No se puede estar en el desierto de lo real por mucho tiempo, se necesita el agua del semblante. Y a los otros.
En el Pase se está en el borde mismo del instante presente, donde alguien debe soltar el rollo de su vida y de su análisis, sabiendo que se trata ya de una historia. Pero hystorizar no es construir. La construcción –freudiana- en análisis es una ficción que ocupa el lugar del agujero en lo simbólico, de lo irrepresentable. La construcción viene al lugar del real que se escapa. La hystorización, tal como la entiendo, da cuenta de que un real prueba lo verdadero. Es lo real -como acontecimiento de cuerpo, como fragmento- lo que prueba, lo que mide, el límite de lo verdadero. Es lo real -como acontecimiento, como fragmento, como escritura perdida, el que permite demostrar el límite de la ficción de lo verdadero. Con la hystorización Lacan forja un nuevo concepto en el psicoanálisis.
Satisfacción… En el final del análisis, la satisfacción obtenida no es ninguna ascesis de goce. Para mi ha sido más bien un darse por satisfecho.
Verdad mentirosa… Voy a contestarte con un episodio que ya he contado en mi testimonio. Se puede decir que en el análisis hay que desenmarañar la ficción de la verdad y lo real. Es lo que entendí finalmente en el pase. Pero también es lo que se me aclaró hace poco tiempo en el aeropuerto de Panamá camino a Cali - Colombia. En esos casos mientras pierdo el tiempo, y como corresponde al tipo clínico, cada tanto verifico la puerta y el horario por donde debe salir el avión. En esas ocupaciones estaba, cuando en la pantalla que indica las partidas de los vuelos, aparece que mi vuelo ha sido… cancelado… Me dirijo resuelto a una joven de la aerolínea, muy simpática ella, muy chévere, a quien le planteo mi disgusto e incertidumbre. Ella, muy tranquila, mira la pantalla colgada sobre nuestras cabezas donde figura la desagradable noticia. Baja la vista escudriñando con cuidado en el papel que tiene sobre su escritorio y me dice con precisión y con una sonrisa radiante, "señor, no se preocupe, esa pantalla miente".
Pero, pensé… si esa pantalla miente, entonces… ¿cómo saber si la palabra de la joven no miente también…? o el papel que ella ha leído con atención no miente... o su supervisor que le ha dado ese papel… o el supervisor de su supervisor... y así sucesivamente.
Se ve de inmediato el problema de estar enredado entre la verdad y la mentira. Se entiende rápidamente que en ese terreno siempre lo verdadero llama a un referente, que se supone que sabe sobre la verdad. El fenómeno de la creencia se instala entonces lógicamente para aquel a quien le falta esa referencia. Así el sujeto que se supone que sabe despunta en el horizonte como garantía.
Con lo real no se trata ni de suposición, ni de creencia. El avión saldrá o no saldrá, digan lo que digan las pantallas. A esa hora hay que estar ahí si uno quiere subirse.
Dijiste "palabras imposibles" y como siempre queda algo sin responder… dejo aquí.
Raquel Cors: ¡Gracias! Mauricio Tarrab.

&&&

Cine y Ciudad Bs.A.


Espacio de psicoanálisis y cine en la ciudad
Responsable: Ana Meyer
Colaboradores: Marqueza Sierra Ovejero - Silvia Chichilnitzky


Una joven se convierte en mujer y madre mientras convive con la hostilidad del contexto carcelario, tras vicisitudes logra aceptar su
maternidad al punto de convertirse en una leona.
Qué puede decir el psicoanálisis frente a esta problemática, una conflictiva más de la subjetividad de esta época.

CHARLA DE CAFÉ
33º encuentro: Viernes 25 de julio, 19 hs.


" Leonera"
(no se proyectará el film)
Café "36 Billares"
Av. de Mayo 1265

INVITADOS
Mario Goldenberg (psicoanalista)
Gonzalo Aguilar (escritor-docente-investigador CONICET)
Graciela Dubrez (psicoanalista-directora O.I.P.de A.)
ENTRADA LIBRE

NODVS, el aperiódico virtual de la Sección Clínica de Barcelona

www.scb-icf.net/nodus

En la mar, en momento de tempestad hay que tener la brújula bien sujeta, comenta el marinero… si usamos la metáfora marina es para preguntarnos: ¿cuál es nuestra brújula?
“Observemos que el psicoanálisis, desde que ex-siste, cambió. Inventado por un solitario, teórico indiscutible del inconsciente (que no es lo que se cree, digo: el inconsciente, o sea lo real, sólo si se me cree al respecto), se practica ahora en pareja” señala J. Lacan*.

Elegimos como brújula estas palabras para la lectura de los 16 textos que presentamos a vuestra lectura:
Un DEA que como sabéis es la culminación de todo un trabajo de investigación en psicoanálisis, sancionado por el Departamento Internacional de Tesis.
El texto que da cuenta del recorrido del concepto de holofrase en la enseñanza de J.Lacan, que G. Briole nos ofreció en el Seminario de mayo. Como así también todas las referencias y puntos vivos realizadas en los respectivos Seminarios del Campo Freudiano del último trimestre de actividades.

Inauguramos en esta edición la publicación de los textos que se presentan para la obtención de la acreditación del Consell català de la Formació Mèdica Continuada.
La reseña de la Jornada clínica realizada en junio como epílogo del Seminario de casos clínicos que este curso tenía como eje de trabajo “El sujeto y sus objetos”.
Los trabajos que se presentan de los grupos de investigación, que forman parte de las actividades del Área de psicoanálisis aplicado, son dos, y ambos aportan ejemplos del cambio en lo existente: uno lo presenta en relación al trabajo en educación y otro en relación con la medicina.
Los otros dos trabajos que completan esta entrega de NODVS hacen señalizaciones sobre textos trabajados en los seminarios de la Tétrada.

* en el Prefacio a la edición inglesa del Seminario XI. ( Paris 17-V-1976) editado en Intervenciones y Textos 2, Manatial 1993.

MEMORIAS Y ENSAYOS
El superyó, femenino

Isabelle Durand

Presentación de la memoria para la obtención del DEA, defendida el 16 de mayo de 2008 en el ICF..

El padre más allá de la familia

Carolina Puchet

Ensayo para la obtención del Certificado de Estudios Clínicos del Instituto del Campo Freudiano, Sección Clínica de Barcelona.


SEMINARIO DEL CAMPO FREUDIANO DE BARCELONA
"Punto vivo" del seminario del Campo Freudiano de Barcelona de marzo de 2008

Rosalba Zaidel

Reseña de la presentación de Luis Solano de las lecciones XIX y XX del Seminario X, La angustia, en el S.C.F. de Barcelona de marzo de 2008..

Referencia a Jean Piaget del Seminario 10

Gradiva Reiter

Referencia presentada en el Seminario del Campo Freudiano de Barcelona en abril de 2008..

"Punto vivo" del seminario del Campo Freudiano de Barcelona de abril de 2008

Rosalba Zaidel

Reseña de la presentación de Miquel Bassols de las lecciones XXI y XXII del Seminario X, La angustia, en el S.C.F. de Barcelona de abril de 2008..

Sobre la holofrase

Guy Briole

El concepto de "holofrase" a lo largo de la enseñanza de Lacan, presentado por Guy Briole en el S.C.F. de Barcelona de mayo de 2008.


Referencia para el seminario del campo freudiano: inhibición síntoma y angustia

Irene Domínguez Díaz

Referencia presentada en el Seminario del Campo Freudiano de Barcelona en mayo de 2008.

"Punto vivo" del seminario del Campo Freudiano de Barcelona de mayo de 2008

Rosalba Zaidel

Reseña de la presentación de Guy Briole de la lección XXIII del Seminario X, La angustia, en el S.C.F. de Barcelona de mayo de 2008.


Seminario 10. Referencia a Winnicott, capítulo XIII - XIV

Montse Colilles

Referencia presentada en el Seminario del Campo Freudiano de Barcelona en junio de 2008..

"Punto vivo" del seminario del Campo Freudiano de Barcelona de junio de 2008

Rosalba Zaidel

Reseña de la presentación de Hugo Freda de la lección XXIV del Seminario X, La angustia, en el S.C.F. de Barcelona de junio de 2008.

Los dos budas

Alejandro Velázquez

Trabajo para la obtención de la acreditación del Consell Català de la Formació Mèdica Continuada.


ÁREA DE PSICOANÁLISIS APLICADO.

GRUPOS DE INVESTIGACIÓN
La educación frente a los tiempos 'preferidos'

Xavier Orteu

Artículo fruto del trabajo del grupo de investigación en Psicoanálisis y Pedagogía, que durante el curso 2007-08 ha estado investigando alrededor de los tiempos.


¿Medicar evita el interrogar? Efectos del uso actual de los medicamentos

Cristina Domingo

Participación en el stage del Grupo de investigación en Psicoanálisis y Medicina de mayo de 2008.


ÁREA DE LA TÉTRADA
Tres clases del Seminario 5: Las Formaciones del inconsciente. Clase 22: el deseo del Otro

Héctor García

Contribución al Seminario de Investigación "Demanda y deseo en el principio del análisis" durante el curso 2007-08, con Miquel Bassols como docente.


Nora Barnacle, Nora Joyce

Sole Bertran

Contribución al Seminario de Investigación "El amor en la psicosis", realizado con Antoni Vicens durante el curso 2007-2008, que recorre la vida de Nora Barnacle junto a James Joyce: el papel que jugará para él, su "sí" incondicional a las propuestas del escritor, los exilios, la correspondencia que mantendrán en 1909 y la cuestión de la legitimidad del Nombre.


Una reseña de la jornada clínica 2008 de la SCB

Laura Lorenzón

Reseña de la jornada clínica de la SCB del 20 de junio de 2008, momento de encuentro entre los docentes y los participantes para pensar en común el trabajo realizado durante el curso 07/08 en los Seminarios Clínicos.


24 de julio de 2008

francés y español


L’Entente psychanalytique récuse le projet d’arrêté ministériel
prétendant fixer les conditions de formation des psychothérapeutes
Communiqué de Presse du 22 juillet 2008


Les associations de praticiens réunies dans le groupe de « L’Entente psychanalytique » récusent le projet d’arrêté ministériel prétendant fixer les conditions de formation des psychothérapeutes.
Voté voici quatre ans à l’initiative de M. Bernard Accoyer, actuel Président de l’Assemblée Nationale, l’article 52 de la loi de Santé régulait l’usage légal du titre de psychothérapeute. Le décret d’application restait en attente ; il est prévu que le Conseil d’État l’examine prochainement. Mais ce qui retient notre attention, c’est l’arrêté ministériel qui doit suivre, et dont le projet est en circulation depuis la fin du mois de juin.
Alors que le souci du législateur était de protéger le public, ce projet d’arrêté aurait un résultat exactement inverse : il prévoit en effet la mise en place d’une formation bâclée, voie courte destinée aux recalés des études de psychologie, dont on voudrait faire une masse d’agents sous-qualifiés, sans statut ni autonomie professionnelle. Comme l’indique le Pr Guy Briole, ancien chef du service de psychiatrie de l’hôpital du Val-de-Grâce, « ce projet introduit un véritable risque pour la sécurité de nos concitoyens ».
De plus, le projet prétend faire de la formation des psychothérapeutes un monopole d’inspiration cognitivo-comportementaliste, ce qui conduit les Prs Roland Gori (Université d’Aix-Marseille I) et Jean-Claude Maleval (Université de Rennes II) à mettre en cause une tentative d’instaurer « une psychothérapie d’État », véritable attentat contre les libertés.
Enfin, ce projet constitue une intolérable agression à l’endroit de nos professions : la fonction du psychiatre est réduite à celle de prescripteur de médicaments ; la profession de psychologue est vouée à être remplacée par la nouvelle catégorie de « psychothérapeute », créée sur simple fiat administratif ; le psychanalyste voit la psychanalyse et la « psychothérapie psychanalytique » glisser dans les mains de « techno-psys » (selon l’expression de Jacques-Alain Miller), parfaitement incompétents en la matière.
Dès lors, l’Entente psychanalytique, qui réunit des praticiens de l’ensemble des régions françaises, fait connaître son opposition résolue à ce projet d’arrêté, et déclare qu’elle s’y opposera par tous les moyens légaux qui lui sont ouverts, notamment en informant l’opinion par le canal des médias.
…/
Les assurances qui viennent d’être prodiguées à nos représentants, tant par le cabinet de la ministre de la Santé que par celui de la ministre de l’Enseignement supérieur et de la Recherche, laissent à penser que ni Mme Roselyne Bachelot, ni Mme Valérie Pécresse, ne donneront leur aval à ce projet néfaste et dangereux, et qu’une large concertation sera ouverte à la rentrée de septembre. Dont acte. Dans l’intervalle, les associations soussignées ne relâcheront pas leur effort de mobilisation et d’information.

Pour l’Entente psychanalytique, la déléguée générale
Lilia Mahjoub
Association parisienne de psychanalyse (A.P.P)
9, rue du Colonel Combes, 75007 Paris
Présidente : Mme Lilia Mahjoub

Association psychanalytique Aquitania (A.P.A)
57, rue de Laseppe, 33000 Bordeaux
Président : Dr Jean-Pierre Klotz

Association psychanalytique Voie Domitienne (A.P.V.D)
7, rue Labbé, 34000 Montpellier
Président : Dr Marc Lévy

Association psychanalytique Rhône-Alpes (A.P.R.A.)
4, avenue Berthelot, 69007 Lyon
Président : M. Jacques Borie

Association psychanalytique Val-de-Loire-Bretagne (A.P-V.L.B)
18, rue Volney, 49000 Angers
Président : Pr Roger Wartel

Association septentrionale de psychanalyse (A.S.P)
47, rue de Chativesle, 51100 Reims
Président : M. Bernard Lecœur

Athénée psychanalytique d’orientation lacanienne (A.P.O.L)
143, rue du Gros-Horloge, 76000 Rouen
Président : Dr Jean-Louis Woerlé

Cercle psychanalytique du Centre (C.P.C)
32, rue Blatin, 63000 Clermont-Ferrand
Président : Dr Jean-Robert Rabanel


…/

Collège lacanien de recherches psychanalytiques (C.L.R.P)
36, rue Verdi, 06000 Nice
Président : Dr Philippe De Georges

Collège méditerranéen de psychanalyse (C.M.P)
5, rue Vallence, 13008 Marseille
Président : Pr Hervé Castanet

Collège psychanalytique de l’Est (C.P.E)
4, rue du Général Ducrot, 67000 Strasbourg
Président : Dr Armand Zaloszyc

École de la Cause freudienne (E.C.F.)
association reconnue d’utilité publique
1, rue Huysmans, 75006 Paris
Président : M. Francisco-Hugo Freda
ESPAÑOL
El Acuerdo psicoanalítico recusa el proyecto de decreto del ministerio que pretende fijar las condiciones de la formación de los psicoterapeutas
Comunicado de Prensa del 22 de julio de 2008


Las asociaciones de practicantes reunidas en el grupo de « L’Entente psychanalytique » recusan el proyecto de decreto del ministerio que pretende fijar las condiciones para la formación de los psicoterapeutas.
Habiendo sido votado hace ya cuatro años, bajo la iniciativa del Sr. Bernard Accoyer, actual Presidente de la Asamblea Nacional, el artículo 52 de la ley de Salud, regulaba el uso legal del título de psicoterapeuta. El decreto de su aplicación quedaba en suspenso; se prevé que el Consejo de Estado lo examine próximamente. Pero lo que nos llama la atención, es la disposición posterior del ministerio, cuyo proyecto está circulando desde fines del mes de junio.A pesar de que la preocupación del legislador era la de proteger al público, este proyecto tendría el resultado exactamente inverso: prevé, en efecto, la puesta en marcha de una formación expeditiva, una vía corta destinada a los reprobados de los estudios de psicología, con los que se pretendería formar un conjunto de agentes poco calificados, sin estatus ni autonomía profesional. Como lo indica el Profesor Guy Briole, ex jefe del servicio de psiquiatría del hospital Val-de-Grâce, « este proyecto introduce un verdadero riesgo para la seguridad de nuestros conciudadanos ».
Además, el proyecto quiere convertir la formación de los psicoterapeutas en un monopolio de inspiración cognitivo-comportamental, lo que lleva a los Profesores Roland Gori (Universidad de Aix-Marseille I) y Jean-Claude Maleval (Universidad de Rennes II) a denunciar una tentativa de instaurar « una psicoterapia de Estado », verdadero atentado contra la libertad.
Finalmente este proyecto constituye una intolerable agresión a nuestras profesiones: la función del psiquiatra queda reducida a la de prescribir medicamentos; la profesión del psicólogo está destinada a ser remplazada por la nueva categoría de “psicoterapeuta”, creada mediante un simple fiat administrativo; el psicoanalista ve al psicoanálisis y a la “psicoterapia psicoanalítica” deslizarse en manos de “tecno-psis” (según la expresión de Jacques-Alain Miller), perfectamente incompetentes en la materia.
Por consiguiente, “ l’Entente psychanalytique », que reúne a practicantes del conjunto de las regiones francesas, comunica su firme oposición a este proyecto de decreto, y declara que se opondrá a él mediante todos los medios legales a su alcance, especialmente informando a la opinión pública a través de los medios.
Nuestros representantes acaban de recibir el respaldo, tanto de parte del despacho de la ministro de Salud, como del de la ministro de la Enseñanza superior y de la Investigación, lo que nos hace pensar que ni la Sra. Roselyne Bachelot, ni la Sra. Valérie Pécresse, avalarán ese proyecto nefasto y peligroso, y que en septiembre se abrirá una extensa concertación. Que conste. Entre tanto, las asociaciones abajo firmantes no abandonarán sus esfuerzos de movilización y de información.

Por l’Entente psychanalytique, la delegada general
Lilia Mahjoub
Association parisienne de psychanalyse (A.P.P)
9, rue du Colonel Combes, 75007 Paris
Presidenta : Mme Lilia Mahjoub
Association psychanalytique Aquitania (A.P.A)
57, rue de Laseppe, 33000 Bordeaux
Presidente : Dr Jean-Pierre Klotz
Association psychanalytique Voie Domitienne (A.P.V.D)
7, rue Labbé, 34000 Montpellier
Presidente : Dr Marc Lévy
Association psychanalytique Rhône-Alpes (A.P.R.A.)
4, avenue Berthelot, 69007 Lyon
Presidente : M. Jacques Borie
Association psychanalytique Val-de-Loire-Bretagne (A.P-V.L.B)
18, rue Volney, 49000 Angers
Presidente : Pr Roger Wartel
Association septentrionale de psychanalyse (A.S.P)
47, rue de Chativesle, 51100 Reims
Presidente : M. Bernard Lecœur
Athénée psychanalytique d’orientation lacanienne (A.P.O.L)
143, rue du Gros-Horloge, 76000 Rouen
Presidente : Dr Jean-Louis Woerlé
Cercle psychanalytique du Centre (C.P.C)
32, rue Blatin, 63000 Clermont-Ferrand
Presidente : Dr Jean-Robert Rabanel
Collège lacanien de recherches psychanalytiques (C.L.R.P)
36, rue Verdi, 06000 Nice
Presidente : Dr Philippe De Georges
Collège méditerranéen de psychanalyse (C.M.P)
5, rue Vallence, 13008 Marseille
Presidente : Pr Hervé Castanet
Collège psychanalytique de l’Est (C.P.E)
4, rue du Général Ducrot, 67000 Strasbourg
Presidente : Dr Armand Zaloszyc
École de la Cause freudienne (E.C.F.)
association reconnue d’utilité publique1, rue Huysmans, 75006 Paris
Presidente : M. Francisco-Hugo Freda

XVII JORNADAS ANUALES EOL - 29 y 30 de Noviembre de 2008


[PIPOL4] Annonce parution de LNA dans le journal Le Point, n° 1871, du 24 juillet 2008, p.52.



PIPOL4 Barcelone 11 et 12 juillet 2009
4ème Rencontre européenne du Champ freudien
Bulletin de préparation à la rencontre


Modérateur : Judith Miller
Date : 24 juillet 2008
Annonce du journal Le Point, n° 1871, du 24 juillet 2008, p.52.

Les psys ne désarment pas.

« Qui veut la peau de Sigmund Freud ? ». Dans son numéro annuel, qui sort le 30 juillet, LNA, le magazine international lacanien
[1], fustige un arrêté qui veut réguler la profession de psychothérapeute. A la suite du psychanalyste Jacques-Alain Miller, qui a ouvert le débat dans nos colonnes (n° 1868), une quinzaine de confrères s’érigent contre un texte qui instaure une formation « au rabais labellisée à la hâte par l’université ». Le « niveau de formation ridiculement bas au regard des responsabilités engages rend caduc l’esprit de la loi qui est de protéger le public » contre les charlatans, écrit ainsi la Fédération française des psychologues. Le professeur Guy Briole, chef du service de psychiatrie du Val-de-Grâce, s’étonne, lui, de lire au programme « un apprentissage des phénomènes de l’influence et de la manipulation d’autrui », alors même que le volet éthique de la formation se limite à une simple « sensibilisation ». La cause a aussi inspiré 17 stars du dessin. C.L. et O.R.

[1] Le Nouvel Ane, 9 euros